Terapia de plasma rico en plaquetas

La terapia con plasma rico en plaquetas, o PRP, es un método no quirúrgico de rejuvenecimiento de la piel que utiliza su propia sangre para mejorar la apariencia del tejido facial.

¿Quién es un buen candidato para la terapia con plasma rico en plaquetas?
prp-Pitchers-Elbow-e1539723582611.png

La terapia con plasma rico en plaquetas es para personas que gozan de buena salud y no padecen ninguna afección cutánea grave. Las personas que tienden a ver el mayor beneficio con este tratamiento son aquellas con piel envejecida y arrugada.

¿Cómo se realiza la terapia con plasma rico en plaquetas?

Se extrae una pequeña cantidad de sangre y luego se coloca en una centrífuga y se centrifuga para separar las plaquetas y el plasma de los otros componentes de la sangre. Las plaquetas contienen varios factores de crecimiento que pueden ayudar a estimular el crecimiento celular, el colágeno y la regeneración de tejidos. Una vez que el plasma y las plaquetas se separan del resto de la sangre, se inyectan en las áreas donde desea tener una piel más joven.

Este procedimiento a menudo se combina con microagujas para maximizar los resultados.